Dispositivo de intervención en Primera Infancia realizado en mayo 2018 por Magalí Giurlani y Cinthia O’Sullivan, de la Licenciatura en Psicopedagogía de IUGR, en Mundo Creciente.

 

¿Qué veo cuando te miro?  

Qué grato acercarnos a conocer “Mundo Creciente”, dispositivo cálido y respetuoso que acompaña el crecimiento y el desarrollo de niñas y niños en su primera infancia, que fortalece a adult@s cuidador@s en su función de sostén y acogimiento, en una etapa vital crucial en la que todo el potencial para aprender se encuentra en su mayor disponibilidad y posibilidad de despliegue.

¿Cómo cuido a mi niñ@?

¿Cuánto hay de “su” necesidad e iniciativa en mis decisiones de cuidado y crianza? ¿Cuánto de “mi” necesidad?

¿Cómo fui cuidad@? ¿Cómo me enseñaron a cuidar?

Como psicopedagog@s, consideramos fundamental y prioritario acompañar a madres, padres, abuel@s, tí@s, adult@s que cuidan la infancia, en la elaboración de estas y otras inquietudes. Consideramos fundamental y prioritario acompañar en la valoración y confirmación de la sospecha de que allí, en la niña, en el niño pequeñ@, hay un ser social que, a su modo, comprende, construye y comunica saberes ininterrumpidamente que, claro está, tendrán que ver con los ambientes que sus adult@s referentes habiliten, y con la capacidad de escucha y de diálogo que éstos desarrollen en relación a su niña o niño. Hacemos referencia aquí a un diálogo que antecede al verbal, que podemos caracterizar como emocional, tónico-corporal, lúdico-cognoscente.

A pesar de tantos nuevos conocimientos que la humanidad ha podido demostrar vinculados a la infancia y su potencia, nos preocupa seguir escuchando a adult@s, en su función de cuidado y crianza, considerar al niñ@ como recipiente vacío, carente (de necesidades propias, de saberes, de capacidad comunicativa y enseñante) que debe ser “llenado” con el saber y hacer adulto, borrando así toda posibilidad de expansión de dicha potencia.

Creemos que, quienes eligen tomarse un tiempo para llegar hasta “Mundo Creciente”, así como quienes buscan en su cotidiano ratos de encuentro disponible con su niñ@, se sienten inquiet@s por algo de ésta búsqueda. Y así como aquella perspectiva nos preocupa, ésta nos conmueve, y queremos seguir promoviéndola desde nuestras prácticas profesionales.

Allí, en una tarde de estas que posibilita Mundo Creciente, nos sumamos. Nos sumamos a observar y acompañar estos lazos potentes entre infantes y adult@s que se acercan a jugar en un tiempo espacio común.

Elegimos para acercarnos a este dispositivo el despliegue de una pregunta (entre muchas otras posibles): ¿Qué veo cuando te miro?

Mirar es deshacerse del espacio que nos separa, anular las distancias” (…) (Calmels, 2009)

Y aquí, en nuestra ciudad, ¡se inventa un lugar donde mamás, papás, abuelas, abuelos, quizás tías o tíos, herman@s mayores, pueden elegir tomar-se un tiempo y un lugar para compartir (¿re-encontrarse?) con su niña o niño!!! (¡Aquí propondríamos un gran aplauso!).

¿Qué espacios nos separa a est@ pequeñ@ y a mí?

¿Qué tal si, al decir de Percia,  intentamos “practicar el extravío para llegar a un sitio en el que nunca se estuvo”?

Y, a partir de allí, “Poner en marcha la reflexión sobre lo naturalizado” (…)

¿Qué veo cuando te miro?

¿Qué “escucho” en tu mirada?

La intensidad de la mirada de una madre sobre su niño/a nos emociona, nos conmueve, nos interpela sobre su necesaria, saludable y constitutiva presencia e incidencia.

Allí, en dicha mirada, propiciamos una pausa. Una pausa para observarla, para empoderarla, para disfrutarla.

Mirar es una forma de corporizar los ojos del niño. El encuentro ojo-ojo, la fijación de la mirada, es una experiencia gestante del cuerpo en unidad” (Calmels, 2009). No podemos prescindir de ella. De un modo u otro esta mirada se despliega, interviene, aloja, o despoja…

Partiendo de esta intención, docentes y estudiantes de la Licenciatura en Psicopedagogía del Instituto Universitario del Gran Rosario, acompañamos una tarde de Mundo Creciente.

Acompañamos la posibilidad de registro consciente de un tiempo espacio en el que cada adult@ cuidador puede disfrutar mirar a su niñ@… y encontrar algo de sí allí…

Acompañamos a buscar un ritmo cercano al del niñ@, a desplegar diversos diálogos y juegos corporales que posibilitan dicho encuentro, a poner en palabras lo posible.