Del vientre a tus brazos
Cintia Retamozo y Fernanda Gomez, coordinadoras de la Feria de Crianza que se llevará a cabo en Plataforma Lavardén, nos cuentan en esta oportunidad, sobre la importancia del porteo.

El bebé cómo todo mamífero nace esperando ser alojado en el cuerpo materno. Si tenemos en cuenta que el recién nacido estuvo 9 meses oyendo el latido del corazón de su mamá, sintiendo su rítmo cardíaco, su respiración, escuchando su voz y en constante movimiento, una vez afuera deberíamos intentar generar un entorno lo más similar a la vida dentro del vientre.

Llevar a nuestro hijos cerca de nuestro cuerpo, ya sea en brazos o con la ayuda de un portabebé ergonómico que respete su posición natural, su desarrollo postural y sea confortable para el cuerpo del adulto es una experiencia maravillosa y gratificante que provee beneficios a nivel emocional y físiológico tanto para el bebé como para el porteador, reforzando el vínculo y favoreciendo la lactancia.

El contacto y la cercanía nos ayudan a conocer y responder con mayor rapidez las necesidades de nuestro bebé, brindándole seguridad y tranquilidad, reduciendo episodios de llanto y favoreciendo el sueño prolongado.

La correcta posición del bebé ayuda a reducir los cólicos del lactante, el reflujo y los vómitos; así como también es aconsejado en casos de displacia de cadera.

A los adultos nos ayuda a continuar con nuestras tareas diarias dándonos manos libres e incorporando a los niños en lo cotidiano; participando de nuestro entorno y así enriqueciendo sus experiencias.

Un portabebé ergonómico es aquel que respeta la anatomía y fisiología del niño y de quien lo lleva. Hay diferentes tipos y cada familia debe elegir el que se adapte mejor a sus necesidades. Entre los más conocidos están el fular (tejido o elástico) y la bandolera de anillas que pueden usarse desde el nacimiento, y el mei tai y la mochila ergonómica que se aconsejan usar cuando el bebé puede sostener su columna (sentarse por sí solo).

El porteo cómo tradición se ha ido perdiendo con la industrialización pero poco a poco los padres nos hemos reencontrado con esta herramienta que nos acerca a la crianza en brazos y natural y hemos tenido que reaprender la técnica.

En Rosario el porteo se ha instalado cómo una forma de llevar a nuestro hijos y a la vez naturalizando la etapa en brazos y muchas familias comparten sus experiencias e inquietudes en el grupo de Facebook Porteando y Criando Rosario

Si querés saber más sobre porteo o recibir asesoramiento:
Ma. Fernanda Goméz 341 6709437 | Cintia Retamozo 341 3034461