Seleccionar página

Mundo Creciente para armar

4 tiempos para crear en el propio ambiente pequeños mundos para explorar. Para niñas y niños entre 6 y 36 meses.

Descargá las instrucciones

Hasta que nos volvamos a encontrar, proponemos  cuatro momentos para organizar un tiempo de juego en el espacio que tengan a disposición. Con objetos cotidianos pueden crear un tiempo especial. El juego y el movimiento ayudan al bienestar.

 

Te acompañamos para que te animes. ¿Cómo empezar?

 

 

 

Tiempo 1 : La invitación. La anticipación predispone a llegar a lugres nuevos con más tranquilidad.

 

 

 

 

Antes de llevar a un niño pequeño a jugar es tan importante tomarse un ratito para decirle y contarle lo que vendrá, como también para observar cómo está: .¿Está disponible? ¿Necesita un momento más? ¿Sentirá curiosidad? ¿Tiene ropa cómoda?

 

Este es el momento para contarle: qué van a preparar, cuándo empezará y, especialmente, cuando terminará.

Tiempo 2 : ¿Cómo preparar el lugar y los objetos? La preparación es disfrutar la espera de lo que está por llegar.

¿Qué ofrecer?

Un lugar con un piso firme, con pocos objetos, elegidos en función de los intereses y posibilidades de movimiento del niño. El espacio de mayor seguridad para un niño que está aprendiendo a desplazarse es un piso que le ofrezca estabilidad. ¿Qué predomina hoy en su modo de explorar y disfrutar? un mismo objeto ofrecerá diferentes posibilidades. Este es el momento de elegir y probar.

Tiempo 3 : Sentires en movimiento. La experiencia del bebé en exploración.

¿Cómo acompañar este tiempo de juego?

La presencia del adulto ofrece interés y seguridad. Predisponerse sin interrupciones a estar y observar. Sin dejar de estar atentos al cuidado que necesite cada niño para jugar. (silenciando el celular). ¿Qué sienten, qué ven? Pueden encontrar una guía en el pdf para ampliar la observación.

Tiempo 4 : Respirar y descansar.

Cerrar el juego, retirar los materiales, anticipar que en otro momento volverán. Ahora es el tiempo de recordar lo jugado mirándose a los ojos de cerquita, en contacto, y haciendo lugar a la palabra en forma de cuento, rima o canción.