Seleccionar página

La luz y la sombra son un maravilloso disparador para generar experiencias de juego con los niños y las niñas. Explorar sus posibilidades invita a reflexionar y hacerse preguntas propias y compartidas.

Si en casa tenemos un buen espacio de sol, es un juego ideal para estar al aire libre, pero también podemos generar las condiciones dentro de nuestro hogar, utilizando linternas y veladores en una habitación oscura.

Sombras chinas.

Jugar detrás de una sábana contando historias, moviéndonos con el cuerpo o bien utilizando objetos. Esta actividad podemos realizarla aprovechando la luz del sol o con linternas y veladores.

Podemos generar una situación de juegos de roles, actuando algunos y otros siendo espectadores. Para los más grandes, se puede organizar como una función, incluyendo por ejemplo la confección de los tickets de entradas para el evento. Una cámara de fotos también puede abrir otro mundo de exploración, jugando a fotografiar las sombras.

Los objetos y la luz.

Otra idea para explorar luces y las sombras es recolectar algunos objetos de la casa como coladores, telas con tramas, CD en desuso, canicas de colores o espejos. Podemos probar dentro de una habitación oscura, que sucede cuando la luz de una linterna se proyecta sobre ellos.

 

Preguntas disparadoras

Una exploración siempre nos trae preguntas y  a veces, algunas respuestas. Podemos entonces, acompañar el juego haciendo preguntas simples o invitando a pensar alguna pregunta. 

¿Cuánta sombra sale de nuestro cuerpo?

¿Podemos atrapar nuestra sombra?

¿ Las sombras pueden danzar?

¿Qué dibujos hacen las sombras?

¿Qué otras preguntas les regalan la luz y sombra?